Portada LIFESTYLE ¿Qué pasa si hago ejercicio cuando estoy cansado?

¿Qué pasa si hago ejercicio cuando estoy cansado?

Por Círculo Postal

Hacer ejercicio cuando estamos cansados puede ser un desafío, pero también puede ser muy beneficioso para nuestra salud física y mental. El ejercicio regular puede ayudar a mejorar la calidad del sueño, aumentar la energía y reducir el estrés.

Sin embargo, es importante escuchar a nuestro cuerpo y no forzarnos a hacer ejercicio cuando estamos muy cansados o enfermos. En cambio, podemos optar por una actividad ligera, como caminar, estiramientos o yoga, que pueden ayudarnos a aumentar la energía y reducir la sensación de fatiga.

Otra opción es hacer ejercicios de alta intensidad de corta duración, conocido como entrenamiento HIIT, estos son ideales para cuando no tenemos mucho tiempo o no tenemos ganas de entrenar. Por ejemplo, podemos hacer una rutina de entrenamiento de 30 minutos, que incluya sprints, sentadillas y flexiones, lo cual nos ayudará a aumentar nuestra energía y mejorar nuestra salud cardiovascular.

Además, es importante recordar que el ejercicio no solo es bueno para nuestra salud física, sino también para nuestra salud mental. El ejercicio libera endorfinas, que son los químicos del cerebro responsables de la sensación de bienestar y felicidad. Por lo tanto, incluso si nos sentimos cansados antes de hacer ejercicio, es probable que nos sintamos mejor después de haberlo hecho.

En resumen, hacer ejercicio incluso cuando estamos cansados puede ser beneficioso para nuestra salud física y mental. Sin embargo, es importante escuchar a nuestro cuerpo y elegir actividades que sean apropiadas para nuestro nivel de energía en ese momento. Asimismo es importante recordar que no hay necesidad de hacer ejercicios extenuantes, sino buscar alternativas que se adapten a nuestras necesidades y capacidades.

Opciones de ejercicio para hacer cuando estás cansado:

  1. Estiramientos suaves: Comienza con estiramientos suaves para calentar tu cuerpo y prepararlo para el ejercicio. Puedes hacer estiramientos para el cuello, hombros, piernas y espalda.
  2. Caminar: Caminar es una excelente forma de aumentar la energía y reducir la fatiga. Puedes caminar en un parque cercano, en tu vecindario o en una caminadora si prefieres hacerlo en interiores.
  3. Yoga: El yoga es una excelente forma de relajar el cuerpo y la mente. Puedes elegir una clase de yoga suave o seguir un tutorial en línea para hacer algunas posturas básicas en casa.
  4. Tabata: El Tabata es una forma de entrenamiento de alta intensidad de corta duración, consiste en hacer ejercicios de alta intensidad durante 20 segundos seguidos de 10 segundos de descanso, durante un total de 8 repeticiones. Puedes elegir ejercicios como sentadillas, flexiones o burpees.
  5. Estiramientos de relajación: Termina la rutina con estiramientos de relajación para ayudar a tu cuerpo a recuperarse del ejercicio. Puedes hacer estiramientos para el cuello, hombros, piernas y espalda.

Recuerda que es importante escuchar a tu cuerpo y adaptar la rutina según tus necesidades y capacidades, no hay necesidad de hacer ejercicios extenuantes, sino buscar alternativas que se adapten a nuestras necesidades y capacidades. Además es importante recordar que después del ejercicio es esencial tomarse un tiempo para relajarse y recuperar, es recomendable hacerlo con una actividad relajante como meditar o simplemente descansar.

Comparte en

Esto te podría gustar